cerromijares@gmail.com +58 412 310 1442

Venezuela, cuna de coleccionistas: una docena de ejemplos lo avalan

Comments (0) BlogArts

Otras coleccionistas de gran influencia son Tanya Capriles de Brillembourg y Solita Cohen de Mishaan, que cuentan con centros propios de difusión y promoción del arte latinoamericano.

Desde mediados del siglo pasado Venezuela viene siendo un país de grandes coleccionistas y filántropos del arte. Algunos pioneros fueron: Eugenio Mendoza, empresario y filántropo que llegó a convertirse en el hombre más rico de su país de su época, e impulsor, a comienzos de la década de 1950, de la aún activa Fundación Mendoza, que, a través de la Sala Mendoza, se dedica a la promoción de las artes plásticas en Venezuela; también Inocente Palacios, empresario, urbanista y promotor cultural, entre cuyo legado cabe destacar la creación de la Escuela de Arte de la Universidad Central: y, por supuesto, la familia Boulton, entre cuyos miembros ocupa un lugar destacado el polifacético Alfredo Boulton, fotógrafo, crítico de arte, empresario, historiador del arte, promotor cultural, coleccionista, curador y editor.

Pero, ¿por qué sigue siéndolo? y ¿quiénes han tomado el relevo en los últimas décadas?. Estas dos preguntas encuentran respuesta con los ejemplos de una docena de activos y destacados coleccionistas que siguen promoviendo el coleccionismo y la filantropía, tanto dentro como fuera del país. En el caso de hacerlo desde dentro del país tiene, si cabe, aún de más valor, si tenemos en cuenta la delicada situación econonómica e inestabilidad política que vive Venezuela.

De hecho, es significativo que buena parte de los coleccionistas que van a ser referidos, en este nuevo informe de ARTEINFORMADO, residen, desde hace años, fuera del país, en cada caso por circunstancias diferentes, pero, eso sí, todo ellos siguen contando con residencias y manteniendo una fuerte ligazón con él, como veremos a continuación.

Una de ellas es la caraqueña Patricia Phelps de Cisneros, sin duda, una de las más influyentes y reconocidas coleccionistas de arte latinoamericano. Cisneros, que cuenta con casas en Caracas, República Dominicana, Nueva York y Madrid, sigue impulsando, apoyando y organizando actos culturales en su país y fuera de él, a través de su Fundación Cisneros y su Colección Patricia Phelps de Cisneros, con sedes en Nueva York y Caracas. Ambas creadas junto a su marido, el influyente empresario venezolano Gustavo Cisneros, uno de los hombres más ricos de la región y del mundo.

Desde 2009, la Fundación la preside su hija menor, Adriana Cisneros de Griffin, quien, con base en Miami, ha seguido los pasos de sus padres, siendo también coleccionista y filántropa de las artes.

Uno de los próximos eventos que organizará será el “VI Seminario Fundación Cisneros, ‘Muestra, Cuenta’!“, que tendrá lugar en el Centro Cultural Chacao, de Caracas, a principios de noviembre, donde se examinarán gestores influyentes y exhibiciones contundentes en América Latina, y presentarán propuestas culturales para un futuro cercano en Venezuela.

Al igual que los Cisneros, otra venezolana de enorme influencia en la escena internacional del arte de Latinoamérica es Tanya Capriles de Brillembourg, que vive entre Caracas, Madrid y Miami. La colección de esta venezolana, que se centra en arte latinoamericano cubista, constructivista y surrealista, de artistas del siglo XX radicados en Europa, está depositada en el Museum of Fine Arts Houston (MFAH), que en 2013 le dedicó una exposición. Capriles, viuda del banquero David Brillembourg creó, en 2008, junto a Herman Leyba, IdeoBox Artspace en Miami.

Entre Miami y Bogotá reside a temporadas Solita Cohen de Mishaan, otra destacada coleccionista venezolana de arte latinoamericano y particularmente colombiano. Mishaan, casada con el empresario colombiano también amante del arte Steven Mishaan, es presidenta de la Fundación MISOL para las artes, con sede en Bogotá.

Junto a estas destacadas y mediáticas coleccionistas, también hay que referir otros nombres menos públicos como son: el financiero, afincado en Nueva York, Carlos E. Padula Suárez; los también financieros, radicados en Caracas, Ignacio Oberto y su hijo Luis Alfonso Oberto; el ex-presidente de la Cámara de Caracas Fernando Eseverri; el empresario textil español, con residencia en Venezuela desde hace años, Jimmy Belilty; o los algo más jóvenes coleccionistas y también con base en Venezuela, Anilú Gómez y Luis Felipe Farias.

Algunos de estos reconocidos coleccionistas son, además, miembros de los comités internacionales de prestigiosas instituciones de arte alrededor del mundo. Entre ellos, ocupa un lugar destacado Patricia Phelps de Cisneros, que, sin duda alguna, es, de largo, la que más puestos ocupa.

Así, Cisneros es, entre otros cargos, miembro del Patronato de la Fundación Museo Reina Sofía en Madrid, presidenta del Consejo Internacional de la Americas Society (Nueva York), miembro del nuevo Comité Asesor Internacional de la Fundação Bienal de São Paulo, miembro de la Junta Directiva del MoMA de Nueva York y fundadora y presidenta del Fondo de Adquisiciones de Arte Latinoamericano y del Caribe también del MoMA. A este último comité también pertenecen Ignacio Oberto y Luis Alfonso Oberto, Carlos E. Padula Suárez y Solita Mishaan.

Y es que estos influyentes coleccionistas venezolanos no solo comparten comité. Phelps de Cisneros y los Oberto han contado con el asesoramiento del reconocido arquitecto venezolano Rafael Pereira, quien también ha asesorado a Eseverri o el fallecido Inocente Palacios, entre otros importantes coleccionistas del país.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: